Non et mortis set dormit

El cementerio, el lugar donde se va a llorar la muerte. La muerte, ¿qué es la muerte?, ¿no es la forma que tiene la naturaleza para reciclar la vida?. La vida, ¿qué es la vida?, acto breve que se prolonga en el recuerdo de quienes la comparten. Si la vida acaba con la muerte, y esta se prolonga con el recuerdo, la muerte sólo llega con el olvido.

Desafiar la muerte fingiendo vida sobre la efigie de un cuerpo pétreo, estatuas guardianas del sueño eterno. Una cámara y un pincel buscan entre tumbas, mientras estatuas vigilantes se vuelven humanas para homenajear la vida de los que duermen bajo el frío mármol.

Porque la verdadera muerte ocurre con el olvido.

Fotografía coloreada con acuarela

Es posible visitar réplicas de las obras de esta serie en el Cementerio General de Santiago, junto a las tumbas donde fueron tomadas. Colocadas allí a modo de ofrenda y agradecimiento. Como muestra de respeto a la muerte y gratitud por la imagen capturada.

Dejar una flor junto a ellas, contribuye a aplazar el olvido que conduce a la muerte definitiva, y a recordar que la vida es un viaje finito.

  1. Escultura no identificada. San Juan/Poniente administración (P13)
  2. La mujer de blanco (Guillermo Córdova)
  3. Escultura no identificada.
  4. Escultura no identificada. Domeyko (P29).
  5. Escultura no identificada. Primera de Tilo (P57)
  6. Escultura no identificada. Romero/Hermanas (P27)
  7. Escultura no identificada.
  8. La llorona (Rafael Peire).
  9. Eva (Autor no identificado). Baquedano (P50)
  10. Escultura no identificada. Infante (P27)
  11. Escultura no identificada. Poniente administración (P14)
  12. Escultura no identificada.
  13. Último regazo (Blanca Merino) (Crematorio)
  14. Escultura no identificada. Dávila/Bello (P41)
  15. Escultura no identificada.
  16. Los ciegos (Rebeca Matte). Bello/Av. Limay (P68)