Brûlage Alteración de negativos

El Brûlage es una técnica manipulatoria, perfeccionada por los fotógrafos surrealista Raoul Ubac y David Hare, mediante la cual el negativo es calentado intensamente, causando la deformación de la emulsión.

Raoul Ubac (Malmedy, Bélgica, 31 de agosto de 1910 – Dieudonné, Francia, 24 de marzo de 1985)

Fue un pintor, grabador y escultor francés de origen belga, relacionado con el movimiento surrealista entre los aaños 1936 y 1939, y trabajó exclusivamente en fotografía hasta que volvió a la pintura en 1945. Sus fotografías fueran contribuciones importantes al arte visual surrealista, pues alteraban la percepción de objetos comunes. utilizaba diferentes métodos para representar dichos objetos desmarcándolos de su significado tradicional, además usaba técnicas automáticas para lograr la falta de forma, brindándole a sus fotografías apertura interpretativa.

Al igual que Man Ray, Ubac desarrolló algunos métodos fotográficos automáticos para su fotografía: solarización, petrificación y brûlage.

David Hare (March 10, 1917 – December 21, 1992)

Fue un artísta americano, asociado al movimiento surrealista, principalmente en el ámbito de la escultura, a pesar que trabajó extensivamente en fotografía y pintura. A fines de la década del 30, sin ninguna formación previa, comenzó a experimentar con fotografía a color. Utilizando su formación como químico, desarrolló una técnica automática llamada «heatage» en la cual calentaba el negativo antes de fijar la imagen, causando que esta se curvara y distorsionara.

A diferenciade la técnica de Ubac, el heatage se realiza previo al fijado, por lo que además en ciertas zonas intensifica la acción del revelador.

Brûlage

El Brûlage expone la imágen a altas temperaturas, desde el calor de un quemador harta el fuego de una vela, esto causa la deformación del soporte, especialmente creando curvaturas irregulares en los bordes de la imagen, además de crear halos en diferentes zonas de la misma.

Para ejecutarlo existen dos posibilidades, una controlada, en la que las deformaciones se van «guiando con las manos o pinzas a medida que se expone al calor, ya sea estirando o contrayendo el negativo que está maleable debido a la temperatura, ademas de alejar y/o acercar la fotografía a la fuente de calor, para causar diferente impacto en ciertas zonas. La otra manera es sin control, en este modo, se deja la película expuesta a la fuente de calor (sin fuego) durante un periodo observándola hasta que la deformación se acerque a la buscada.

  • Fuentes de calor:
    • Fuego directo
    • Hornillas eléctricas
    • Termoventiladores
    • Vapor

Los resultados variarán en el caso que se utilice película color o blanco y negro. En el caso de la ùltima variará el contraste y la intensidad de grises, en las zonas donde el calor fue más intenso se observarán más oscuras. En el caso de los negativos con pigmentos los colores se distorsionarán con el calor, cambiando la tonalidad de la fotografía positivada, también se observarán zonas oscurecidas en los lugares expuestos a mayor temperatura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *